Las 10 razones por las que Cabrera debe ser MVP sobre Trout

Con la elección al Jugador Más Valioso (MVP por sus siglas en inglés) a la vuelta de la esquina (este jueves), Noticia al Día preparó un conteo regresivo con las 10 razones más poderosas por las que el criollo merece la distinción sobre el otro gran candidato, Mike Trout.

10. El lineup: los actores de reparto

Si se suman las carreras anotadas e impulsadas de Mike Trout (129+83) nos da 212. Si hacemos lo mismo con Cabrera (109+139), el número es 248. Son 36 carreras de diferencia. El venezolano no tiene la culpa de que Trout se haya perdido un mes de campaña (abril): ¿Quién puede asegurar que el joven americano podría “producir” esas 36 carreras en un mes e igualar la línea del criollo?

Bateadores como Albert Pujols, Mark Trumbo, Kendrys Morales, Torii Hunter y Howie Kendrick hicieron de la alineación de Anaheim una bastante productiva, dándole a Trout oportunidades consistentes para anotar e impulsar.

Cabrera, entretanto, perdió a Víctor Martínez por toda la temporada y tuvo a un incosistente Delmon Young detrás suyo y de Prince Fielder, el único “caballo” en el lineup de los felinos junto con el aragüeño y el primer bate Austin Jackson.

¿Qué lineup es más fuerte y quién tiene más mérito?

9. Superó a Trout en OPS

Una de las cosas que los “pro-Trout” comentaban es que el joven jardinero central superaba a Cabrera en OPS (porcentaje de embasados + porcentaje de bases alcanzadas o slugging).

Pero la historia cambió, Trout se “cayó” en septiembre y Cabrera se convirtió en un monstruo, por lo que terminó sobrepasando al estadounidense en la estadística: .999 a .963.

8. Gran diferencia en extrabases

Sí, Trout se perdió un mes de campaña. Pero la diferencia en batazos extrabase conectados (dobles, triples y cuadrangulares) es significativa.

El Novato del Año conectó 27 biangulares, 8 triples y 30 jonrones, lo que da un total de 65 extrabases.

No obstante, se vio superado y por bastante por el poderoso tercera base venezolano, que pegó 40 batazos de dos bases y 44 de cuatro, lo que suma un total de 84 y una diferencia de 19 con respecto a su rival.

7. Trout no es un jugador “cinco herramientas”: tiene una debilidad notoria

Por algún tiempo han estado vendiendo a Mike Trout como un pelotero con las cinco herramientas. Con contacto y altos averages, con poder, defensa, velocidad y brazo.

Lo cierto es que el brazo está un poco atrás en comparación con las demás. De hecho, es considerado como su única debilidad notable hasta ahora.

Una estadística sabermétrica (sí, esa que jura que Trout no debe perder el MVP) se utiliza para medir el brazo. ¿De qué forma? Es parecida al UZR ya que utiliza eventos para medir, en situaciones (batazos) similares, si un outfielder sacó de out a un corredor en tercera, home o segunda, si le avanzaron la base en tiro o si logró retenerlo en su almohadilla, el “factor respeto”. Se usa una cifra luego de un cálculo matemático con esas variables y el resultado es expresado en carreras (salvadas si es positivo o permitidas si es negativo).

Trout clasificó de penúltimo entre los outfielders que tenían suficientes episodios y lances para ser elegibles. Penúltimo. 30 de 32 con -3.8.

6. Cabrera cambió de posición para hacer al equipo más fuerte

Un verdadero Jugador Más Valioso se caracteriza por hacer lo que sea para convertir a su equipo en uno mejor, y darle más oportunidades de conseguir sus metas y ganar más juegos.

En la temporada baja, cuando Prince Fielder negociaba con los Tigres, sólo había una opción para ellos: pedirle a Cabrera que regresara a la tercera base para acomodar en la inicial al hijo de Cecil.

Después de todo, Fielder nunca había defendido la antesala y Cabrera tenía un historial algo nutrido allí con los Marlins de Florida. Cualquier jugador estelar hubiese declinado y formado un escándalo, o se hubiese sentido ofendido, pero el maracayero aceptó moverse porque consideró que haría a su equipo mejor. Y sólo les faltó derrotar a un rival para llevarse toda la gloria.

5. Average en agosto y septiembre favorece al venezolano

Mike Trout destrozó la liga en mayo, junio y julio. De hecho, para el 1 de agosto, prácticamente todo el universo del béisbol lo daba como el MVP momentáneo.

Pero bateó .284 en agosto y .257 en septiembre cuando su equipo estaba en plena puja por el banderín del Oeste de la Americana o al menos uno de los puestos de comodín. Sus Angelinos se quedaron en el camino, y se vieron superados por Texas Y Oakland.

Si es verdad que Trout llevó a Anaheim a estar compitiendo en las últimas semanas, fue él mismo también cuya producción (o ausencia de ella) terminó dejándolos por fuera. Su average sobre .500 en tres juegos en octubre, cuando ya su novena estaba desahuciada, se quedó en el olvido.

En cambio, Cabrera se convirtió en alguna combinación de Ruth, Gehrig y Ted Williams en los últimos tres meses: conectó 26 jonrones en 279 turnos luego del juego de las estrellas, con promedios por mes de .344 (julio), .357 (agosto), .308 (septiembre) y .600 (octubre).

Cabrera fue un pelotero excelente en la primera mitad, pero se convirtió en uno legendario en la segunda. Eso fue lo que terminó de asegurarle la división central a los bengalíes.

4. Bateo oportuno situacional: el desempeño en la “chiquita”

Haciendo un pequeño análisis estadístico, se puede apreciar cómo responden y producen ambos peloteros en situaciones de mayor o menor presión: bateando con bases vacías, con hombres en posición anotadora y en ésta misma situación pero con dos outs en la pizarra.

Mike Trout ligó .335 con 21 de sus jonrones con sin hombres en los senderos. Con hombres en posición de anotar (segunda y tercera), bateó .324 con 5 estacazos, y en el mismo escenario pero con dos fuera  pegó .286 sin vuelacercas.

Ahora Cabrera:

Sin hombres en los senderos: .320, 27 HR

Con hombres en posición anotadora: .356, 9 HR

Con hombres en posición anotadora y dos outs: .420, 4 HR

¿Quién es más oportuno?

3. WAR no lo es todo

Básicamente, el WAR (Wins Above Replacement, o victorias sobre el reemplazo) es una herramienta que se utiliza para tratar de medir con números el rendimiento global de un jugador, sumando habilidad ofensiva, defensiva y de corrido de bases.

Para la ofensiva se utiliza el weighted Runs Above Average (wRAA, carreras sobre el promedio), que a su vez se basa en el wOBA (weighted On Base Average), estadística que le asigna un valor determinado a cada evento ofensivo que pueda resultar de un turno.

Para la defensa se usa el UZR (Ultimate Zone Rating, o calificación por zonas del campo). Esta estadística busca averiguar cuántas carreras salvó o permitió un jugador en promedio, dividiendo el terreno en partes para cada posición defensiva y utilizando datos históricos de batazos conectados a esa porción, juzgando el resultado final (hit, out, error).

El UBR (Ultimate Base Running) utiliza data para calcular el valor, sea positivo o negativo, de un jugador corriendo las bases. Se evalúa todo tipo de eventos: base robada, out robando, base tomada por un elevado profundo, veces que es puesto fuera un corredor intentanto avanzar en pisa y corre, y más.

Dos sitios en internet calculan el WAR: FanGraphs y Baseball Reference. En el primer sitio web, Trout es líder en la estadística con 10.0, y Miguel Cabrera aparece como tercero con 7.1.

¿El segundo? Robinson Canó con 7.8. El dominicano de los Yankees tuvo una excelente campaña, sin duda, pero… ¿Es justo dejar a un triplecoronado de TERCERO en una votación de MVP sólo porque quedó en esa posición en WAR?

Ninguna de estas estadísticas tiene la capacidad de medir qué batazo, o cuál jugada defensiva, o qué base robada fue la que le dio al equipo la victoria en un determinado juego.

2. Cabrera logró la Triple Corona

Ciertamente, la temporada que tuvo Mike Trout sería digna de un MVP en algo así como 19 de 20 años. Bateó .326 puntos de promedio, llegó a 30 cuadrangulares y remolcó 83 rayitas, la mayoría de las veces desde el primer puesto en la alineación.

Más impresionantes aún fueron sus 129 anotadas y 49 robadas, ambas figuras al tope de las clasificaciones en toda la Liga Americana. No obstante, lo que Cabrera logró fue tan o más sorprendente aún: la Triple Corona del bateo.

En una temporada con cuatro no-hitters y tres juegos perfectos, Miguel Cabrera lideró el joven circuito en average (.330), jonrones (44) y remolcadas (139). En una época de pitcheo tan fuerte y de bateadores especialistas en poder o contacto, Cabrera representó la crema de ambos departamentos por primera vez en 45 años.

¿Cómo no darle el MVP a un triplecoronado, cuando hay sólo 15 de ellos en TODA la historia del béisbol?

1. Detroit se metió en la postemporada: Anaheim la vio desde casa

El nombre del premio es Jugador Más Valioso, no el más productivo, o el más sensacional, o la mejor combinación poder / contacto / velocidad. ¿Cómo se define el valor de un pelotero? La importancia y peso que tenga en la consecución de los objetivos del equipo.

Después de una dura lucha emprendida por Detroit (equipo de Cabrera) y Anaheim (equipo de Trout) en sus respectivas divisiones, sólo los primeros lograron clasificar a la postemporada, mientras los segundos la vieron por televisión.

Los Tigres no sólo clasificaron. Clasificaron porque Cabrera se los montó a sus espaldas.

Andrés Chávez / @andres_chavez13

Noticia al Día

Anuncios

Explícanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s