FOTOS: Guardia Nacional Bolivariana le rinde homenaje a La Chinita con misa solemne

Repleta de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) está la Basílica la mañana de este viernes. Todos unidos bajo una misma intención agradecerle a su Patrona: la Virgen de Chiquinquirá.

La misa solemne en honor a la Dama del Saladillo se inició con la entrada de la Réplica por el pasillo central del templo mariano. María de Chiquinquirá fue escoltada por los efectivos castrenses.

Monseñor José Hernán Sánchez, obispo castrense de Venezuela, esta oficiando la eucaristía en compañía del padre Eleuterio Cuevas, párroco de la Basílica.

 

El General Bohórquez Soto, segundo comandante y jefe del Estado Mayor de la Comandancia de la GNB, se encuentra en la misa junto con Francisco Javier Arias Cárdenas, candidato a la Gobernación por el oficialismo. También está la ministra del Poder Popular para la Juventud, Mari Pili Hernández.

La capilla musical está a cargo de la coral del Banco Occidental de Descuento (BOD).

Se dispuso de unas carpas en la plazoleta de la Basílica para que el resto de los efectivos de la Guardia escucharan la eucaristía.

Anuncios

Falleció el Obispo Emérito de Carora, Eduardo Herrera Riera

Muere Ovispo Eduardo Herrera

A los 84 años murió Monseñor Eduardo Herrera Riera, Obispo Emérito de Carora, según confirmó el gobernador del estado Lara, Henri Falcón.  Herrera Riera este año, en el mes de abril, se había manifestado públicamente con una carta dirigida al presidente Chávez, en la cual le pedía que dejara a un lado el lenguaje violento, el cual es el generador de los problemas en las calles.

Monseñor Eduardo Herrera Riera había sido sometido a un  fuerte tratamiento de quimioterapia y de radioterapia que, según confensó en aquella carta que escribió para comunicarse con el presidente Chávez, lo había dejado extremadamente débil por haber rebajado 16 kilos de peso.

“Soy como un esqueleto ambulante, que no se puede movilizar por sí solo, llevándome siempre en silla de ruedas. Todo eso me da la seguridad de que mi muerte está muy cercana”, había escrito el Obispo Emérito de Carora el 9 de abril.

En aquella misiva afirmó: “Señor Presidente, usted ha cometido muchas y muy graves injusticias. Sólo para recodarle algunos casos más emblemáticos: La injusta prisión de María de Lourdes Afiuni y la de los tres comandantes de la policía; y así como ellos, innumerables casos más que han hecho sufrir muy gravemente a ellos y a sus familias.  Todo eso debe y puede ser reparado con una orden suya, que estoy cierto se cumpliría de inmediato de abrir las puertas de las prisiones a todos los presos políticos y, además, las puertas del país a todos los exiliados que se han visto obligados de abandonar su patria huyendo de las casi seguras represalias”.

Globovisión