Cuando alguien muere, ¿sabes cómo ‘sepultar’ sus cuentas de redes sociales?

Redes Sociales

Deshabilitar una cuenta de correo electrónico o de redes sociales no parece tan atractivo para los que se quedan en el mundo de los vivos, además de que este servicio, de no reunir los requisitos, se consideraría como suplantar la identidad del titular de la cuenta.

En las diferentes redes sociales existen procedimientos y opciones para dar de baja la cuenta de alguna persona que ha perdido la vida, pero en algunos casos este tipo de trámites son engorrosos, por lo que éstas quedan activas.

Por ello es habitual ver en redes sociales, como Facebook, los perfiles de los usuarios que se sabe han fallecido y los amigos en común dejan mensajes o pensamientos en el día de cumpleaños o en estas celebraciones de Día de Muertos.

En el caso de Google con su servicio de correo electrónico Gmail, la cuenta de un usuario se elimina tras nueve meses de inactividad y en caso de muerte del titular, los familiares pueden ingresar a ésta tras cumplir con una serie de requisitos.

Google solicita a los familiares enviar por correo tradicional, junto con una orden judicial, una copia fotostática de un documento de identificación, certificado de fallecimiento, que de no estar en idioma inglés deberá contener una traducción con algún tipo de garantía notarial y un correo procedente de la cuenta del fallecido.

Para el caso de Twitter, el procedimiento no es menos complicado, ya que para desactivar el perfil de algún usuario es necesario que la familia proporcione el nombre del fallecido, una copia del certificado de defunción, una copia de un documento de identidad oficial y una declaración notarial.

En dicha declaración notarial, la persona que desea desactivar la cuenta del difunto debe incluir su nombre completo, información de contacto, dirección de correo electrónico, relación con el usuario y la acción que solicita.

Además de lo anterior, se deberá adjuntar un enlace a un obituario en línea o en un periódico local, dicha información se deberá mandar vía fax o correo tradicional a las oficinas de la red social en San Francisco, California.

Por su parte, Facebook ofrece a los familiares la opción de convertir el perfil en conmemorativo, en el que se protege la privacidad del otro usuario y se implementan diversas funciones de seguridad.

También les ofrece la alternativa de eliminar las cuentas de las personas que ya son ajenas a este mundo, para estas solicitudes, denominadas por la red social como especiales, la compañía debe comprobar la relación de familiar cercano o albacea para procesar las solicitudes enviadas.

La documentación que se debe enviar es el acta de nacimiento y carta de defunción, así como una prueba que es representante legal del fallecido o su heredero.

Panorama

Anuncios

Falleció el Obispo Emérito de Carora, Eduardo Herrera Riera

Muere Ovispo Eduardo Herrera

A los 84 años murió Monseñor Eduardo Herrera Riera, Obispo Emérito de Carora, según confirmó el gobernador del estado Lara, Henri Falcón.  Herrera Riera este año, en el mes de abril, se había manifestado públicamente con una carta dirigida al presidente Chávez, en la cual le pedía que dejara a un lado el lenguaje violento, el cual es el generador de los problemas en las calles.

Monseñor Eduardo Herrera Riera había sido sometido a un  fuerte tratamiento de quimioterapia y de radioterapia que, según confensó en aquella carta que escribió para comunicarse con el presidente Chávez, lo había dejado extremadamente débil por haber rebajado 16 kilos de peso.

“Soy como un esqueleto ambulante, que no se puede movilizar por sí solo, llevándome siempre en silla de ruedas. Todo eso me da la seguridad de que mi muerte está muy cercana”, había escrito el Obispo Emérito de Carora el 9 de abril.

En aquella misiva afirmó: “Señor Presidente, usted ha cometido muchas y muy graves injusticias. Sólo para recodarle algunos casos más emblemáticos: La injusta prisión de María de Lourdes Afiuni y la de los tres comandantes de la policía; y así como ellos, innumerables casos más que han hecho sufrir muy gravemente a ellos y a sus familias.  Todo eso debe y puede ser reparado con una orden suya, que estoy cierto se cumpliría de inmediato de abrir las puertas de las prisiones a todos los presos políticos y, además, las puertas del país a todos los exiliados que se han visto obligados de abandonar su patria huyendo de las casi seguras represalias”.

Globovisión